Antes que todos

La sede australiana de Deus Ex Machina fue la primera empresa que tuvo la posibilidad de modificar una de las recientemente lanzadas Kawasaki Z900 RS, […]

La sede australiana de Deus Ex Machina fue la primera empresa que tuvo la posibilidad de modificar una de las recientemente lanzadas Kawasaki Z900 RS, proyecto que denominaron Stone Tracker. 

Ser una de las firmas más reconocidas dentro del ambiente del diseño personalizado de las motos tiene sus ventajas y la división australiana de Deus Ex Machina es un claro ejemplo de ello, ya que Kawasaki les entregó un modelo de preproducción de su novedosa Z900 RS, tres meses antes a su presentación oficial en el Tokio Motor Show, para que “se diviertan” con ella.
Esta creación, bautizada como Z900 Stone Tracker, fue ideada por Jeremy Tagand, hombre de Deus que 20 años atrás trabajó con la firma de Akashi. El proyecto no fue sencillo, ya que una moto que de fábrica ya tiene una personalidad de preparación, entrega pocas posibilidades, pero aun así se logró un resultado muy vistoso con el sello inconfundible del taller.
Guerrera: Con un motor sin utilizar de 4 cilindros y 984 cc que desarrolla una potencia de 111 CV que no se reformó (solo se le adaptó un escape SC Project 4 en 1), toda la atención se posó en la carrocería a la cual se le recortó el guardabarros delantero prácticamente hasta el límite, mientras que el asiento y el colín desaparecieron para adoptar un “sillín” monoplaza de los años ’70 con placas porta número en los laterales.
En la parte frontal, también se utilizó un placa porta números a la que se le anclaron un par de faros de led de color rojo. Por otra parte, todos los instrumentos del manubrio fueron desechados para dejar a la vista el estilo bien “Off-Road” de la dirección. Unos neumáticos de tacos Metzeler Karoo 3, reafirman esa personalidad “brutal”, como la describió el diseñador


Créditos: Deus EX Machina –  Bike Exif