Para retomar el protagonismo

La revista japonesa Young Machine aseguró que Honda está trabajando en una nueva deportiva de cuatro cilindros en V para volver a lo más alto […]

La revista japonesa Young Machine aseguró que Honda está trabajando en una nueva deportiva de cuatro cilindros en V para volver a lo más alto del Mundial de Superbikes.  La próxima versión de la aclamada RVF1000R podría llegar al mercado en 2019.

Titulada como “la respuesta japonesa a la Ducati Panigale V4”, la Honda RVF1000R no sería un cambio radical de la configuración de un motor, como lo fue en la firma italiana, pero si se tornaría un intento concreto de regresar a un propulsor anteriormente utilizado y así a retomar los primeros planos del campeonato de motos de velocidad basadas en modelos de serie, competencia que en los últimos años fue prácticamente monopolizada por Kawasaki.
La publicación nipona Young Machine está muy ligada a la casa del ala dorada, por lo que sus rumores siempre logran recorrer todo el mundo. En este caso, mediante un render digital, afirman que esta Superbike será un punto intermedio entre la muy exclusiva -y muy costosa- Honda RC213V-s, de la cual utilizaría el mismo motor, y la actual Honda CBR 1000 RR Fireblade.
Su propulsor V4 reviviría una filosofía utilizada por el sello al final de los años 80, cuando la firma producía estos bloques con una cilindrada de 750 cc, para que puedan competir en el WSBK. Así nacieron modelos icónicos como la VFR 750, la RC30 y RVF 750 RC45.
Años más tarde y con una reglamentación diferente en la categoría, la casa oriundo de Japón comenzó a utilizar motores de dos cilindros, hasta la llegada de la RC213V-s, derivada de MotoGP.
Por el momento Aprilia es la única marca que lleva propulsores de cuatro cilindros en sus modelos Superbike, costumbre de adoptará Ducati en 2019, después de 20 años de ”tradición bicilíndrica”. Honda hará lo propio en 2019 0 2020 y dejará de lado la tradicional Fireblade, a partir de su poca competitividad.


Fuente: Young Machine